Boxing

Tremenda remontada de los Raptors con inspiración cruyffista

A los Toronto Raptors les falta mucho. Su escasez es tan abundante y el tratamiento de sus problemas crónicos tan complejo que lo de repetir algo como lo de 2019 no es más que una utopía propia de un iluso. Sin embargo, al conjunto canadiense le sobran agallas y pasión y, cuanto mayor es la locura, más le ponen los desafíos como el de anoche. Los Raptors, ni cortos ni perezosos, se lanzaron a remontar un partido que llegaron a perder de 23 al inicio del tercer cuarto y de 21 a dos minutos de iniciar el último cuarto ante los Wizards. ¡Y lo lograron! Vencieron por 111-107, superando su milagrosa recuperación ante los San Antonio Spurs de Victor Wembanyama semana y media atrás (22 tantos), con Pascal Siakam como agitador y cabecilla con 39 puntos.





Una remontada propiciada por una especie de consigna cruyffista al descanso según relató su entrenador tras el encuentro: “No espero que salgáis y ganaéis el partido. Pero os quiero ver jugando con alegría”, les susurró a los Raptors al descanso su entrenador, Darko Rajakovic, inspirándose quizás en Johan Cruyff e indudablemente recordando su célebre “salid y disfrutar” con el que el maestro holandés arengó a sus jugadores antes de la final de la Copa de Europa de 1992 contra la Sampdoria.



El conjunto canadiense lo tenía ya muy complicado en la pausa (45-64). No sólo le motiva a Toronto poner todo patas arribas contra estrellas o súper estrellas como hiciera recuperándose de 22 tantos ante Wembanyama, pues está en duda que Jordan Poole lo sea o lo pueda llegar a ser. El ex de los Warriors justificó de nuevo su despido de la franquicia de la Bahía marcándose una de esas noches aciagas tan suyas, apenas 14 puntos con un 6/16 en tiros de campo y ausente en los momentos importantes, imposible para Kyle Kuzma llegar a todo con sus 34 tantos.



Pero, pese a que pasa de él en los tiempos muertos, nada de momento tiene que reprochar el entrenador de los Washington Wizards, Wes Unseld Jr. a Poole: “¿Su falta de consistencia en el tiro? Tiene que permanecer agresivo, no estoy para entrenar cada tiro, no creo que haya jugador al que le guste jugar de esta manera. Tiene que encontrar el ritmo y el flow, jugar con sus puntos fuertes y jugar con esa responsabilidad de hacer la jugada adecuada en el momento adecuado”, dijo el preparador de los Wizards a MD. El problema, las muchas veces que el escolta no hace lo correcto cuando toca. 16 puntos en 29 minutos promedia este curso con un 41% en tiros de campo y un 30% en triples con un alto ratio de balones perdidos (2,8) que descompensa sus cifras de asistencias por encuentro (3,7).



Los Raptors pudieron con sus persistentes problemas y más. Llevaron a la máxima expresión su mala relación con los triples (4/21), y Dennis Schröder se desentendió de su condición de MVP del Mundial con 4 puntos y un muy desatinado 1/12 en lanzamientos. Lo compensó esta vez la cuestionada segunda unidad, con 10 puntos para Precious Achiuwa, 8 para Gradey Dick, 7 para un Chris Boucher que prendió la mecha con su energía y 6 para Malachi Flynn.



Más que un público fácil de alborotar como uno de los más bulliciosos da la NBA que es, el banquillo fue un elenco de apoyo magnífico para un Siakam que anotó la canasta definitiva que puso por delante a los Raptors a falta de 7 segundos. “Nos faltó energía en la primera parte. Demostramos contra los Spurs que podemos hacer esto”, destacó tras el choque el camerunés, 15/24 en tiros de campo y cogiendo el tono tras un discreto inicio de temporada. A su lado, haciéndole cada vez más la competencia como cara visible de la franquicia, Scottie Barnes, 19 tantos y 8 de ellos en el último parcial por los 7 del pívot africano.

Horizontal

Darko Rajakovic observa a su equipo durante un partido

Darren Abate / LaPresse

El atasco ofensivo de los Wizards con los fallos encadenados de Poole nutrió a Toronto a base de transiciones pero también atacar la pintura sin cesar abrió todo para el conjunto canadiense. Van captando los Raptors la clara orden de Darko Rajakovic, asistente en los Grizzlies la pasada campaña, de penetrar hasta la cocina sin descuidar lo de compartir el balón aplicando el entrenador serbio a rajatabla los principios de la escuela europea.

Eso es lo primero que quiere al fin y al cabo el estricto presidente de Toronto, Masai Ujiri, quien cesó a Nick Nurse por un estilo de juego “demasiado egoísta” que abusaba de los aclarados. El cambio, por lo menos en la clasificación de asistencias, es notable: los Raptors son quintos ahora mismo en el ranking de pases de canasta con 27 tras finalizar en el puesto 23 el pasado curso.

Pero, pizarra al margen, el balcánico rookie, único head coach del Viejo Continente en la NBA, está dando sobre todo una lección de gestión de grupo con las dos recientes remontadas como prueba irrefutable en lo que quizá es la parte más difícil en la transición de entrenador asistente a principal. Aunque él diga que, más que eso, lo más difícil es llegar hasta el Scotiabank Arena en la inmensidad de Toronto. El mismo que también se gana a la prensa con respuestas como que lo primero que aprendió de Chris Boucher es que “es muy delgado”.

No tiene la mejor plantilla pero la mezcla de esa especie de inherente rebeldía de los Raptors por ser el único equipo no estadounidense y la innata competitividad serbia resultan en el equipo que más veces hay que matar en la NBA para vencer. Ahora con 5-5 en el Este, roster de equipo corriente, carácter de contendiente.

Lee también

Regis Prograis calls BS on rehydration clause in Gervonta Davis vs Ryan Garcia

Previous article

Los Celtics no sufren para adaptar a sus estrellas: su tridente da cada vez más miedo

Next article

You may also like

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *