Boxing

Tyrese Maxey se confirma como estrella y la pareja perfecta de Embiid: ¡50 puntos!

Tyrese Maxey ya ha entrado en el club de los 50. El base de los Philadelphia 76ers, totalmente libre de ataduras en la pista tras la salida de James Harden, pegó un grito al cielo anoche con unos conmovedores 50 puntos en la victoria de los Sixers en casa contra los Indiana Pacers (137-126), liderados por Tyrese Haliburton con 25. El fugaz base de 23 años se consagró como estrella y como nueva media naranja en la pista de Joel Embiid -37 puntos y 13 rebotes-, por si no lo era ya.





Pero él, haciendo gala de ese sencillo y humilde carácter por el que tanto le quieren en el vestuario de Philly más allá del fenomenal jugador que es, no quiso hablar de él en plena euforia con el encuentro recién terminado:

“Tío, eso no tiene nada que ver conmigo. Eso es todo Kelly Oube Jr, tío. Rezamos por él. Lo amo. Lo acabo de conocer, pero lo amo”, dijo Maxey a NBC Sports Philadelphia, acordándose de su compañero atropellado el día interior y fuera de peligro aunque con las costillas rotas. “Joel quería que anotara 50 incluso más que yo”, señaló el base, que desglosó su colosal actuación en un 20/32 en tiros de campo y un 7/11 en triples en 39 minutos.



“Es el trabajador más duro que nunca he visto”


Joel Embiid, sobre Tyrese Maxey

Y el MVP se rindió absolutamente a él:

“La franquicia”, posteaba en mayúsculas el pívot en Twitter.

“Esto no va de mí, o del entrenador. Va sobre él. Quiere mejorar, aprender, es extremadamente humilde y duro, el trabajador más duro que nunca he visto. Tiene un futuro aún más brillante y lo puede llevar a otro nivel. Philadelphia consiguió a un buen jugador, va a estar aquí mucho tiempo”, resaltó Embiid deshaciéndose en elogios hacia Maxey.



Lo mejor de todo es que el número 21 del draft de 2020, está todavía con contrato de rookie, con los Sixers decidiendo aplazar su renovación este verano por la falta de espacio salarial y la incertidumbre con el caso Harden.

Con esos rizos que cortan el viento como uno de sus rasgos distintivos, Maxey es un dotado velocista a un balón pegado absolutamente incontenible con el más mínimo palmo de espacio cada vez más habilidoso, devastador con sus triples sobre bote, mareante con sus crossovers y astuto para superar el tráfico con sus bombas.



Aprendió lo mejor de James Harden, del que dice que le enseñó a jugar con confianza. Pero también perfeccionó al lado de la Barba su matador triple tras step-back y su habilidad como playmaker, pegando un salto brutal de la pasada temporada a esta en la creación del juego, de 3,5 asistencias y 1,3 pérdidas a 7,2 pases de canasta y apenas 1 balón perdido. 



Maxey también ha pasado de 20 a 28,6 puntos por partido, con un 50% en lanzamientos y un 43% en triples con ocho intentos por partido. Y hace todo lo que esté de su mano para conectar con Embiid, pues este verano decidió presentarse voluntariamente a las sesiones del camerunés con su entrenador personal sólo para entrenar su compenetración con el MVP a través del pase según cuenta Zach Lowe en la ESPN.

Pero, a todo esto, lo verdaderamente llamativo -y preocupante para los Sixers-, es que Tyrese Maxey sigue con contrato de rookie. Tras tantos años buscando un base, el base, las espantadas de Ben Simmons y James Harden, el fatal traspaso de Jrue Holiday o el fiasco con Markelle Fultz, los Sixers no se pueden permitir escapar a un fenómeno creciente en la NBA.

Lee también

Los Rockets van muy en serio: superan a los Nuggets y a un Jokic brutal

Previous article

¡Wembanyama, retratado dos veces en highlights!

Next article

You may also like

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *