Football

El ‘jugador número 12’ cumple cien años con la vista en 2030

Este sábado se cumple un siglo del primer partido de la selección nacional de fútbol en Sevilla, una victoria contra Portugal en la que la afición hispalense comenzó a forjar el mito del ‘jugador número 12’ que pretende empujarla a la conquista del Mundial de 2030.

España será la sede, junto a Portugal y Marruecos, de un Mundial en el que las autoridades locales y autonómicas han expresado su voluntad de que los encuentros de la fase de grupos de la ‘Roja‘ sean en la capital andaluza, donde la selección ha ganado 42 de sus 54 encuentros, ha empatado 8 y ha perdido sólo 4.





El estadio Reina Victoria, recién remozado con un graderío para 8.000 espectadores por el Sevilla Fútbol Club, arrendador del terreno junto al puerto fluvial propiedad del Marquesado de Esquivel, acogió el 16 de diciembre de 1923 el duodécimo partido de la historia de la selección española, tercero de los 41 jugados contra Portugal, su rival más recurrente.



Lee también

José Luis Zabala, delantero del Español y autor del primer triplete de la historia, decantó el marcador de 3-0, tercero de los diecisiete triunfos que acredita el combinado nacional frente a su homólogo portugués, ante el que además ha cosechado diecisiete empates y seis derrotas.

Aquella goleada abrió una racha de casi de setenta años durante los que España permaneció imbatida en Sevilla, rota por Francia en el Benito Villamarín el 12 de octubre de 1991, en un partido de clasificación para la Eurocopa del año siguiente que quedó 1-2, con gol local de Abelardo y tantos visitantes de Luis Fernández y Papin.



Durante ese periodo, la afición sevillana se convirtió, por su inquebrantable apoyo, en el “Jugador número 12” de España, título que le fue concedido oficialmente por la Real Federación Española de Fútbol en abril de 1989, un lustro después de la goleada por 12-1 a Malta en el campo del Betis que clasificó a la selección para la Eurocopa de 1984, en la que fue subcampeona.



Fue el legendario periodista José Antonio Blázquez quien acuñó esta expresión en su crónica previa del diario ‘ABC’ del España-Irlanda jugado el 11 de marzo de 1964 en el Sánchez-Pizjuán, ida del cuarto de final de la Eurocopa ganada ese mismo año por la selección nacional que terminó 5-1, con sendos dobletes de Amancio y Marcelino, un gol de Fusté y tanto visitante de McEvoy.



El ritmo de venta de entradas para ver el partido en una noche que se anunciaba lluviosa y desapacible, en la que José Ángel Iríbar vivió su debut como internacional, era premioso y Blázquez recuperó en la víspera del partido la denominación con la que se conocía a la hinchada del Boca Juniors argentino para ‘calentar’ a la afición sevillana, que contribuyó a la goleada con su aliento.

Aquel fue el segundo de los veinticinco encuentros que España ha disputado entre 1961 (2-0 a Argentina, con goles de Del Sol y Di Stéfano) y 2015 (1-0 a Ucrania, con tanto de Morata) en el Ramón Sánchez-Pizjuán, estadio en el que permanece invicta con un balance de veinte victorias y cinco empates.

Además de la reseñada derrota ante Francia de 1991, España ha perdido en Sevilla otros tres partidos: uno más en el campo del Betis (2-3 frente a Inglaterra en 2018) y dos en La Cartuja, en sendos amistosos contra Argentina (1999, 0-2) y Países Bajos (2000, 1-2).

El salvaje que agredió a un portero en Australia se libra de la cárcel

Previous article

Mourinho tendrá que pagar esta cantidad de dinero por sus acusaciones a los árbitros

Next article

You may also like

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *