NFL

Álex Palou ya roza su segundo título de la Indycar

El neozelandés Scott Dixon (Chip Ganassi) ganó este sábado el Gallagher GP en Indianápolis con una valiente estrategia apurando gasolina y neumáticos ante un Graham Rahal (Dreyer & Reinbold Racing) que lo buscó hasta el final.

Àlex Palou (Chip Ganassi) aumentó su renta de puntos sobre sus perseguidores a 101 con tan solo tres carreras más por disputarse y acaricia el campeonato.





Con este triunfo, Dixon se sitúa segundo en la clasificación por el título a 101 puntos de un Palou indiscutible con 539 unidades ya en su haber. El español, pese a su séptimo puesto en la carrera, sacó mucho provecho del mal resultado de Josef Newgarden (Team Penske), quien finalizó vigésimo quinto.



Una vez más Dixon supo imponerse en una carrera heroica partiendo desde las posiciones más retrasadas. Y es que en el Gallagher GP estuvo implicado en un accidente en la primera vuelta en el que su coche dio un giro completo, pero no frenó su ambición por subir a lo más alto del podio.



Es su temporada número 19 ganando de manera consecutiva al menos una carrera, y suma en total 21 con al menos un triunfo. Con este éxito en Indianápolis, Dixon se ha subido a lo más alto del cajón en 54 ocasiones

Palou, envuelto en plena polémica por su desvinculación de McLaren en Fórmula Uno y la duda de si extenderá o no su contrato con Chip Ganassi, valoró positivamente el resultado en Indianápolis.



“Seguro, terminar hoy era importante. Podríamos haber conseguido más pero es un gran resultado para el equipo”, confirmó el español.


Lee también

Redacción

Horizontal


Lee también

EFE

Horizontal


Lee también

Fabio Marchi

Alex Palou remontó en Toronto pese a los daños que sufrió en su alerón delantero



Dixon estaba exultante en la celebración junto a su familia: “Es una locura. Doy mucho crédito al equipo, nunca se rinden, el motor Honda fue fantástico hoy con un gran ritmo de carrera”.

Rahal por su parte aceptó su derrota pese a haber completado una prueba excelente en la que rozó la victoria: “No estoy fastidiado, pero estoy fastidiado. Hemos dominado, pero Dixon mató mi carrera, ha hecho un trabajo excelente. La primera amarilla nos hizo mucho daño”.

Completó el podio el mexicano Pato O’Ward (Arrow McLaren), quien confirmó que habían conseguido el máximo que su coche podía dar en este momento.

“Estoy muy orgulloso del equipo, esta es la estrategia que maximiza lo que teníamos hoy. Los pits fueron muy buenos, no cambiaría nada, contento con el coche. Ha sido un gran trabajo de Dixon”, comentó el piloto en línea de meta.

Es el sexto podio de O’Ward en la presente temporada, sólo Palou ha subido más veces al cajón, pero al mexicano y a McLaren les sigue faltando un triunfo en alguna carrera.

El canadiense Devlin DeFrancesco (Andretti Autosport) protagonizó una salida impresionante en las primeras vueltas, emergiendo desde la tercera línea hasta el liderato de la carrera con una valiente maniobra por fuera.

Fue pocas curvas después cuando se produjo el accidente que marcaría la prueba con nombres importantes afectados como el de Newgarden.

El candidato al título se vio involucrado con Romain Grosjean (Andretti Autosport), Scott Dixon y el rookie Marcus Armstrong (Chip Ganassi). Se mostró la bandera amarilla y pudo ser peor, porque hubo otros pilotos que evitaron el impacto, como Palou, que estaba adelantando a dos McLaren y maniobró bien para esquivar el golpe.

Newgarden, sin alerón delantero, pidió volver a carrera y se le concedió, obligándole a pasar por boxes para reparar el monoplaza. La carrera era ya otra para él, desde las últimas posiciones buscó adelantar todo lo posible para mantenerse vivo en la lucha por el campeonato contra Palou.

DeFrancesco perdió rápidamente esa posición de líder y muchas más hasta hundirse en la clasificación, precisamente el camino contrario que el de un Palou que supo escalar puestos hasta meterse entre los cinco primeros.

Quien lideró durante más tiempo la prueba fue Rahal con el danés Christian Lundgaard (Rahal Letterman Racing) siguiéndole de cerca. Demostró así el estadounidense que no era casualidad lo rápido que condujo durante la clasificación cuando logró la pole.

Pero en su último paso por boxes se vio superado por un Dixon que iba realmente rápido y que arriesgó sin cambiar neumáticos hasta el final.

Ya de antemano era una carrera muy especial para el veterano neozelandés, que comenzó su prueba número 319 de manera consecutiva, un nuevo récord que sumar a su palmarés de seis títulos de la IndyCar.

La distancia entre Dixon y Rahal en las últimas diez vueltas fue de menos de tres segundos, pero en los últimos tres pasos por meta se rebajó incluso a pocas décimas. La bandera a cuadros se mostró con 0.4 segundos entre ambos

La lesión de tobillo de Usman Garuba queda en un susto

Previous article

Marc Gasol, sobre la entrada de Pau en el Hall of Fame: “Es abrumador”

Next article

You may also like

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *