NFL

“El paddock del Mundial es un estanque lleno de tiburones”

En las casi tres décadas que sigo el Campeonato del Mundo de Velocidad, ahora MotoGP, me ha dado para conocer pilotos de todos los perfiles. Desde el ‘pistolero’ Kenny Roberts hasta el ‘irreductible’ Marc Márquez, y entre medias al ‘bipolar’ Alex Crivillé, a los ‘yernos perfectos’ como fueron Norifumi Abe y Nicky Hayden, a ‘gente normal’ como Carlos Checa o Álvaro Bautista, al genial Stoner o al inimitable Valentino Rossi. A esta lista de excepcionales debo añadirle a Deniz Öncü, un piloto que sólo ha ganado un GP en su vida, de apenas 20 años y que viene de un país con tan poca tradición en las carreras de motos como es Turquía. Os preguntaréis por qué entonces meto a Oncu en el club de los ‘especiales’. La respuesta es muy simple: porque de todos los pilotos que he conocido, es el más ‘disfrutón’. Y es que cuando entrevisté a Deniz después de su victoria en Sachsenring, la primera después de 63 GGPP, descubrí a una piloto que vive lo que está haciendo con una intensidad, una alegría y unas vibraciones contagiosas.





En el serio paddock del Mundial, donde la búsqueda de la máxima concentración lleva a la mayoría de los pilotos a un aislamiento zombie, Deniz Öncü resulta un mirlo blanco. Una actitud, por cierto, que se refleja en la pista. Después de conocerle un poco mejor, entiendo perfectamente su pilotaje y su manera de gestionar las carreras… O tal vez debería decir, ‘de no gestionar’ sus carreras.



Creo que no he visto a nadie celebrar una victoria como tú en Alemania.

Sí, sí [sonrié]… Es que he trabajado mucho para que llegase este momento, pero tardó mucho en suceder. Mis últimos cinco o seis podios habían sido segunda posición y en varios de ellos había salido primero de la última curva, pero nunca había conseguido pasar debajo de la bandera de cuadros primero. Estaba rabioso. Segundo es un buen resultado, pero no estaba contento, no podía estarlo.



¿Y cuando finalmente ganaste…?

¡Wow!… Sentí como me liberaba de la presión. Fue increíble, nada más cruzar la meta me sentí ¡tan ligero! tenía la sensación ser un pájaro volando… Increíble… De locos.

El adelantamiento en la última curva que te dio la victoria fue espectacular.

Sí, ese fue bonito… [concuerda Deniz asintiendo con la cabeza]. Uno de esos que merecen estar en el club de los ‘mejores adelantamientos de siempre.



Le pedí a tu equipo esta entrevista después del GP de Italia, porque cuando terminó la carrera -[segundo]- me dije a mí mismo: este chaval está listo… En la carrera siguiente ganaste. ¿Pero por qué esa victoria no llegó antes?

Para mi debería haber llegado antes, pero no tuvimos suerte en los momentos claves. Y antes de esta temporada, sinceramente creo que no estaba preparado. Siempre intentaba hacer las cosas cuando se me pasaba por la cabeza, inmediatamente. Era bastante caótico. Para mi este año el gran paso grande que hemos dado es que he aprendido a esperar al momento correcto para hacer las cosas. Esta ha sido la clave que me ha traído los resultados que estoy obteniendo.



¿Cómo de importante es Aki Ajo en este cambio?

Aki tiene un papel muy importante. Si estás en su equipo sólo tienes dos opciones. Una es subirte al tren de su mentalidad de trabajo que te llevará a resultados; la otra es no adaptarte, lo que supone estar fuera del equipo una vez que termina la temporada… Así es como funciona.

¿Quién tomó la decisión de sacarte a finales de la pasada temporada del Team Tech3 para meterte en el Team Ajo? ¿Fue una decisión de KTM, tuya…?

Todo el mundo a mi alrededor quería que me pasara a Aki, pero desde el primer momento les dije que no quería porque en Tech3 tenía una verdadera familia, y sabía que aquí en Aki es cara o cruz. Te lo juegas todo a una carta. Pero la gente de mi entorno me apretaba, así que pensé que si insistían tanto era porque sabían que iba a ser mejor para mí, así que dije que adelante. Ahora sé que venir aquí fue la decisión correcta.

Y estando aquí abre las puertas a pasar a Moto2.

¡Nada está garantizado!… Cuidado, el paddock es un estanque lleno de tiburones.

¿Qué es lo que más le gusta a Deniz Öncü de Deniz Öncü?

De mí me gusta que hago lo que me gusta y disfruto con todo lo que hago.

¿Y cómo te describirías como piloto?

Agresivo, me divierto y no me afectan los malos momentos o malos resultados. Intento ser positivo siempre y mantenerme concentrado en mi trabajo, que es pilotar motos.

Ahora eres candidato al título…

Sí.

Y como tal tienes que dejar de pensar en el ahora para poner el foco en el campeonato, ¿no?

Es la teoría, pero en este momento mi planteamiento no es ese. Prefiero ir fin de semana a fin de semana, porque al final, si cada carrera das lo mejor de ti sumas el mayor número de puntos posibles, y eso te debería llevar al campeonato. Tú tienes que dar lo mejor de ti, el resultado final dirá si te has merecido ser campeón o no.

Pero dar siempre lo máximo como dices es flirtear con las caídas.

Sí, claro. No siempre hay que ir arriesgando al máximo. Te puedes caer, claro, pero no constantemente. Tienes que controlar lo que estás haciendo en la pista, especialmente en la última vuelta. Tienes que tener pensado con antelación qué vas a hacer, los riesgos que vas a tomar. No puedes entrar en la última vuelta a ver qué pasa.

Escuchándote, hablas como todos los pilotos que han pasado por el equipo de Aki. Es como si os lavara el cerebro.

No lo sé, lo que sé es que así me siento fuerte.

¿Cómo de grande fue la repercusión de ese triunfo en Turquía?

Enrome. Recibí miles de mensajes a través de las redes sociales, vi que salió en todos los noticiarios de las televisiones… ‘Deniz Öncü ganador de un GP’… Mi nombre estaba por todas partes. Me sentí verdaderamente orgulloso… ¡Jod…, mi nombre en la televisión!

Siendo Turquía un país enorme, me imagino que la presencia de un piloto turco, garantizaría un GP de lleno absoluto. ¿Cómo está el circuito en el que se corrieron GGPP a principios de los 2.000?

Me gustaría, sería bonito para mí y para la gente en Turquía, ver a un piloto turco competir la más alto nivel. Sí un fin de semana de carreras en Estambul sería seguro algo especial para todo el mundo. Creo que el circuito está perfecto para hacer una carrera, pero la persona que lo ha arrendado por muchos años no quiere hacer carreras. Por eso no hay opción a volver a hacer un GP allí.

Me imagino que compartiste tu alegría con tu hermano. ¡Ya puedes mirarle a los ojos! [Can, gemelo de su hermano Deniz, ganó en su debut en el Mundial el GP de Valencia de 2018]

Sí, [risas] nos hablamos por FaceTime.

Perdona pero te voy a hacer la pregunta que seguro más veces te han hecho. ¿Cómo se pronuncia tu nombre?

… ‘Onyu’… Hasta a mí algunas veces me cuesta pronunciarlo bien porque en el paddock oigo constantemente ‘Onchu’, ‘Onku’…

Para muchos pilotos en este paddock, después de un tiempo pilotar pasa a ser un trabajo. No es el caso de este joven turco, simpático, rápido, determinado y que como si fuese un sol irradia buenas vibraciones en todas direcciones.

Sí, lo vivo a tope. A mí me gusta sentir que algo está a punto de pasar. En Assen, por ejemplo, cuando hacía la antepenúltima curva a fondo, pasaba miedo. Muchos pilotos no eran capaces de hacerlo, pero yo disfrutaba un montón. Sabía perfectamente que si la moto me tiraba enseguida dejaría de ser divertido, pero a mí lo que me gusta es saborear el momento.

Estos son los dos grandes cambios de MotoGP para el GP de la Gran Bretaña en Silverstone

Previous article

Quartararo listo para retomar la competición

Next article

You may also like

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *